Desarrollo de Yucatán

Espacio para la divulgación y el análisis de propuestas para el desarrollo de Yucatán.

PROPUESTA DE DESARROLLO ESTATAL/REGIONAL INTEGRAL.

                                                         José Luis Sierra V.

Si hacemos de la cohesión social el factor que puede frenar y contrarrestar la polarización que caracteriza a la sociedad yucateca, asumimos que dicho factor está determinado por el proceso de aglomeración/dispersión que se experimenta en la entidad y que, a la vez, podrá influir en la evolución de ese proceso.

Cuando se plantea como estrategia para el desarrollo de Yucatán reforzar la cohesión social por la vía de la competitividad, se propone conjugar el aumento de las capacidades internas con las posibilidades que brinda la inserción a los procesos internacionales de intercambio de mercancías, servicios, capitales y conocimientos.

Seis son los aspectos de la realidad yucateca en los que puede apoyarse una estrategia de esta naturaleza:

 Ÿ el acelerado crecimiento sostenido en los últimos veinte años.

 Ÿ la diversificación económica que implica el equilibrio sectorial.

 Ÿ la localización geográfica del estado y de la Península con relación a los países del Caribe, de Centroamérica y a la costa sur y este norteamericana.

 Ÿ la calidad y amplitud de la infra-estructura material y de los servicios disponibles.

 Ÿ la “masa crítica” que representan los conocimientos y destrezas de un importante sector de la población.

 Ÿ la tradición exportadora de Yucatán, como salida al aislamiento del sur y del sureste del país.

Frente a estas fortalezas se alza la gran debilidad de la economía y de la sociedad yucateca: el alto grado de marginación y pobreza en que se encuentra la mayoría de la población. Marginación y pobreza que tiene dos caras distintas, dos columnas asentadas en territorios distintos: el campo y las ciudades.

La pobreza del campo, que incluye a 82 municipios, se finca en la falta de servicios básicos, en el desempeño de labores de muy baja productividad, en la emigración masiva de los varones en busca de empleo, en el deterioro creciente del medio ambiente. En una palabra: dispersión poblacional, dispersión desde el punto de vista geográfico, pero también dispersión de los procesos sociales, de las demandas y necesidades, del esfuerzo laboral.

La pobreza en las ciudades (22 centros, mayores de 10 mil habitantes) y en los municipios “urbanizados” (24 en total) es muy distinta a la pobreza rural. La concentración de servicios y de oportunidades laborales generó el crecimiento de las ciudades a costa del medio rural, concentración poblacional que genera la marginación urbana, un fenómeno reciente para la sociedad yucateca.

En los centros urbanos de Yucatán si hay servicios públicos de calidad, pero no todos tienen acceso a ellos. En las ciudades de Yucatán hay empleo, sí, pero predominan los bajos salarios. Las oportunidades de empleo son pocas para el número de migrantes de los pueblos depauperados. La economía se ha diversificado pero en rubros de escaso valor agregado. El aumento del costo de la vida y las expectativas de consumo del grueso de la población rebasan, con mucho, el ingreso de las familias, abonando la brecha de la polarización social.

Años de aplicar programas y estrategias para “combatir la pobreza” nos enseñan que la pobreza no disminuirá mientras se ataquen sólo los efectos, si no se atienden las causas de la pobreza y sobre todo, una, la gran desigualdad social, la enorme iniquidad que prevalece en México y en cada una de sus regiones. El tamaño y la gravedad de las demandas sociales exigen atender, sí, lo inmediato, que siempre serán los efectos. Pero una estrategia efectiva reclama una doble dimensión, dos vertientes de temporalidad que correspondan a un proceso integrador.

Con esta preocupación en mente, resulta fundamental identificar las sinergias del desarrollo que existan, en cada localidad y región, estableciendo maneras de hacerlas crecer, de encadenar unas a otras, proyectándolas del ámbito local, al regional y, de éste al estatal y Peninsular.

El reto consiste en relanzar el desarrollo de Yucatán con un rumbo distinto, alcanzar las etapas que le hicieron falta a la diversificación económica; completar los procesos truncos, consolidar las actividades incipientes, multiplicar los resultados, los buenos resultados.  En síntesis: auspiciar un crecimiento que no se finque en la desigualdad, que no polarice más, que integre, que sume y multiplique, que incluya.

No se trata de producir más, sino hacerlo de manera distinta, auspiciando actividades de mayor valor agregado, propiciando la innovación tecnológica, el desarrollo organizacional, avanzar en la sociedad del conocimiento.

Para responder a estas exigencias se propone una estrategia de desarrollo que contemple y atienda tres niveles distintos, las localidades, las regiones y el estado, como un todo, auspiciando procesos de aglomeración, de retroalimentación, de integración. Se propone una estrategia que atienda las manifestaciones de pobreza, sin quedarse en ellas, alcanzando las causas. Se propone una estrategia de desarrollo que aumente la dinámica de crecimiento que se tiene, corrigiendo el rumbo, evitando la polarización, auspiciando un mayor equilibrio en todos los órdenes. Las tres vertientes que se considera indispensable atender son:

1)     Proyectos Detonantes del Desarrollo: proyectos macro-económicos, de mediano plazo (15/20 años), localizados en todos los rumbos del estado, diseñados para romper cuellos de botella o para relanzar la economía y el desarrollo hacia un estadio superior, más equilibrado. (ver entrada, en este mismo blog, con fecha ago. 12 del 2007).

2)     Desarrollo Integral de las Regiones a partir de la red de ciudades: proyectos de mediano y corto plazos diseñados para reforzar las sinergias existentes en torno a los centros urbanos del estado, para desatar procesos de integración local/regional y de región a región, pensados en el marco de la integración Peninsular. (ver entrada, en este mismo blog, con fecha ago. 11 del 2007).

3)     Red de Programas Sociales y Productivos: programas y acciones de carácter emergente, de corto plazo, diseñados para responder a las demandas de la población y atender los rezagos más inmediatos. La suma agregada de acciones y programas tiende a la reconstitución del tejido social que hace viable y aceptable la vida en los pueblos y en los municipios: la sustentabilidad.

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: