Desarrollo de Yucatán

Espacio para la divulgación y el análisis de propuestas para el desarrollo de Yucatán.

¿Por qué un nuevo órgano, de la sociedad, para relanzar el desarrollo de Yucatán?

Consejo Económico y Social para el Desarrollo y la Competitividad de Yucatán.

José Luis Sierra V.

PROPUESTA:

Conformar el Consejo Económico y Social para el Desarrollo y la Competitividad de Yucatán; organismo desconcentrado y autónomo, reconocido constitucionalmente como órgano de consulta y generador de propuestas de planificación, de organización y para el desarrollo de la entidad.

ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO (ver archivo adjunto: Ejemplo concreto el CESJAL):

El Consejo Económico y Social (CES) es un órgano colegiado, integrado EXCLUSIVAMENTE por representantes de organizaciones de la sociedad, que se auxilia en expertos o en instituciones especializadas a fin de emitir dictámenes sobre políticas públicas (iniciativas de ley, planes de Gobierno, programas sociales, etc.), de realizar estudios de evaluación y/o prospectiva, de conformar proyectos y propuestas relacionadas con el desarrollo social o económico de la entidad.

El CES se constituye por N miembros permanentes, pertenecientes a TRES BLOSQUES (vgr. 21 miembros propietarios: 7 representantes de organizaciones sociales; 7 representantes de organismos empresariales o afines; 7 EXPERTOS, provenientes de la academia o de organismos especializados). Los representantes se eligen por los organismos que integran CADA BLOQUE, por un período fijo (se recomienda de tres a seis años). Cada bloque elige, también, dos o más representantes SUPLENTES y se reserva el derecho de relevar a alguno de sus REPRESENTANTES cuando así convenga a los intereses de unos y otro. Todos los representantes seleccionados para integrar el CES trabajan de manera gratuita, no así los miembros del staff administrativo y el personal especializado.

El CES opera con recursos públicos, aprobados anualmente por el Congreso del Estado, misma instancia a la que el CES rinde informes, periódicos tanto del gasto como del desarrollo puntual de sus actividades. (ver archivo adjunto: Ley del CESJAL)

¿De dónde surge la idea del Consejo Económico y Social? ¿Cuál ha sido la experiencia de los CES en el mundo? (ver archivo adjunto: la idea de los CES en el mundo).

En Europa, entre 1930 y 1950, los Gobiernos nacionales se encontraban metidos en el ambiente de guerra o desbordados por las labores de reconstrucción. La sociedad, polarizada en grandes bandos, no lograba encadenar esfuerzos ni tiempos, todo resultaba pasajero, insuficiente. Fue entonces que surgió la idea de conformar una instancia de encuentro, de suma de esfuerzos, que se apoyara en las organizaciones más consolidadas pero que rompiera la confrontación que existía entre obreros y patronos, entre sindicatos y organismos empresariales, los dos bloques predominantes y mejor organizados en esos años, en casi todos los países europeos. (el ejemplo de España, ver: http://www.ces.es)

Las primeras experiencias de los CES se ocuparon en recoger, sí, la fuerza y la solidez de sindicatos y empresarios, pero cuidaron conformar un “tercer bloque” que ayudase a superar la polarización y a retomar fuerzas y expresiones dispersas de la sociedad, que no alcanzaban a proyectarse por sí mismas pero que en un ambiente propicio podrían enriquecer sustancialmente la marcha de la sociedad. El éxito logrado por los primeros consejos, propició que las experiencias de replicasen, lo mismo a nivel nacional, que en cada región o provincia, e incluso a nivel de municipio o cantón. (el ejemplo de la Comunidad de Madrid, ver: http://www.cesmadrid.es)

El esquema de organización y funcionamiento de los CES fue recogido por la Liga de las Naciones y aplicado desde su arranque por la Organización de las Naciones Unidos, que a su vez, lo aconseja y promueve entre sus Estados miembros (ver: http://www.un.org/spanish/documents/esc/about.htm)

En México se ha intentado en repetidas ocasiones integrar un Consejo de esta naturaleza a nivel nacional (el primer intento fue en los años treintas; en la actualidad existe un dictamen aprobatorio del Senado, que se encuentra “congelado” en la Cámara de Diputados) sin que se hayan logrado resultados concretos. A nivel estatal, sólo Jalisco ha podido integrar un Consejo de estas características . En la Ciudad de México existe y opera, desde hace años, el Consejo para el Desarrollo Económico y Social, una organización del sector empresarial privado que se dedica al estudio, a la evaluación y la formulación de propuestas de políticas públicas (ver: http://www.consejomexicano.org.mx).

¿Por qué un Consejo Económico y Social para Yucatán?

Porque en la nueva etapa democrática que vive la sociedad mexicana hacen falta organizaciones e instancias sociales que sirvan de contrapeso y de complemento a la fuerza y a la acción del Estado y de las instancias gubernamentales. La sociedad debe darse sus propias formas de organización y de gestión. Y una de esas instancias debería ser el Consejo Económico y Social para el Desarrollo y la Competitividad de Yucatán.

Porque el desarrollo del Estado reclama nuevos enfoques, formas distintas de planear y de trabajar, adecuadas al objetivo de un desarrollo social y territorialmente sustentable, más equitativo y dinámico. Este esfuerzo sólo será redituable con la suma de todos, con fórmulas de asociación que propicien la participación y el compromiso de todos.

Porque hay que aprovechar las experiencias de otros pueblos para superar el marasmo que nos envuelve como sociedad, retomar experiencias de otros que nos sirvan para potenciar nuestras capacidades y que nos ayuden a reducir el efecto de nuestras debilidades.

Porque fuera de los sectores empresariales, que se han sabido dar órganos de representación y de gestión, los distintos grupos y sectores de la sociedad yucateca no han podido generar instancias durables y efectivas para gestionar la realización de sus intereses. Sin embargo, son muchas y muy diversas las fórmulas de organización y de movilización en torno a iniciativas concretas, que han surgido en la sociedad, que debieran fortalecerse como precondición de un desarrollo más dinámico, más equitativo, más respetuoso.

Porque en los últimos 20 años se ha conformado en Yucatán una vigorosa comunidad académica y científica, que reclama ser considerada en la conformación de políticas públicas, en la evaluación de programas y planes vigentes, en la elaboración de propuestas para el desarrollo integral del Estado y de la región.

Porque en Yucatán existe una amplia experiencia de asistencialismo social y privado que conviene recoger y proyectar en las labores de planeación del desarrollo y de diseño de políticas públicas.

Porque los COPLADE’s, formados en los setentas, se convirtieron en órganos auxiliares de la presupuestación gubernamental. En lugar de funcionar “de abajo para arriba”, como inicialmente se planteó, se convirtieron en “extensiones de la burocracia” al operar solamente de “arriba para abajo”. La experiencia de los COPLADE’s nos confirma la necesidad de generar instancias sociales, al margen de cualquier control gubernamental, que sirvan para complementar o redireccionar la acción gubernamental.

Porque hay que imprimirle a los planes de desarrollo estatal y a los objetivos de las políticas públicas aplicadas la dimensión de largo plazo, la garantía de continuidad que sólo la suma de esfuerzos y de recursos DE TODA LA SOCIEDAD puede brindar.

Mérida, Yuc.; 8 nov. 2007

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: