Desarrollo de Yucatán

Espacio para la divulgación y el análisis de propuestas para el desarrollo de Yucatán.

Universitarias I: fortaleza que hemos convertido en debilidad…

                                                       José Luis Sierra V.

 

¿Sabías tú que en Yucatán operan 67 centros de educación superior? ¿Sabías que nuestro estado cuenta con 19 centros de investigación científica? La matrícula en educación superior rebasa los 49 mil alumnos y todos los años egresan entre 9 y 10 mil jóvenes de nuestros planteles universitarios.

 

Esos datos, duros y fríos, deberían movernos al optimismo pero la realidad a la que se enfrentan los egresados universitarios provoca pesimismo.

 

¿Cuál es esa realidad? Que menos de una tercera parte de los egresados universitarios desempeñan trabajos relacionados con su especialidad profesional. Y muchos de esos egresados universitarios, que tuvieron suerte para encontrar empleo, reciben sueldos muy bajos, similares al que recibe una recepcionista o un empleado de mostrador. Que en cada cinco desempleados en Yucatán encontrarás tres jóvenes con estudios de preparatoria o universidad.

El mayor nivel de estudios, en vez de asegurar empleo e ingreso, se ha vuelto una desventaja para los jóvenes.

 

¿A qué se debe esta desconexión entre capacitación y empleo, entre la estructura educativa y la productiva? Lo primero que destaca es el enfoque teoricista que priva en la enseñanza, particularmente en los niveles medio y superior. Le sigue en importancia causal el tradicionalismo de los docentes, los conocimientos obsoletos que transmiten a sus alumnos por la falta absoluta de actualización. Es muy triste constatar que la enorme mayoría de los maestros en funciones son “analfabetos funcionales” en materia de cómputo y, por tanto, reacios a integrar este instrumental tecnológico a la enseñanza y al acervo profesional de sus educandos.

 

Se explica con todo lo anterior el cáncer que corroe a nuestra educación: el bajo, bajísimo nivel de calidad. Los buenos profesionales que egresan de nuestros centros de estudio deben su nivel al esfuerzo personal y al ambiente familiar, más que al proceso de enseñanza/aprendizaje o a los incentivos que les brinde el sistema escolar.

 

Un dato revelador y descorazonador, la UADY, nuestra máxima casa de estudios sólo cuenta con dos programas de doctorado, DOS DOCTORADOS: uno en Educación y otro en Veterinaria, nada más. La calidad de la universidad actual se mide por los post-grados. Eso significa que la UADY arrastra entre veinte y treinta años de rezago, en cuanto a la calidad de la enseñanza que en ella se imparte y por el grado de avance de los conocimientos que allí se transmiten.

 

En mi blog dedicado al Desarrollo de Yucatán se ofrece una plataforma estratégica para relanzar la calidad de la educación superior, así como la divulgación científica y tecnológica. En el blog se muestran unas ideas breves y esquemáticas, que cuentan con un respaldo estadístico y de análisis muy amplio. Si quieres mayor información después de haber entrado a la ventana PROYECTOS DETONANTES DEL DESARROLLO, en este mismo blog, comunícate conmigo al través de la red y te hago llegar más material al respecto.

 

                                        Mérida, Yuc. 27 nov. 2007.

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: